viernes, 4 de marzo de 2016

En regla


Buenas tardes preciosos. En primer lugar quería desearos feliz fin de semana. También os quería presentar este nuevo apartado de pequeñas reglas gramaticales que se van presentando en el día a día, y me gustaría compartir con vosotros. Hoy la atención va para estas cuatro palabras: 

Trasporte/Transporte             y                 Conciencia/Consciencia

¿Cómo las utilizaríais? A mí a veces se me presentan dudas, por eso las resuelvo por aquí:

Trasporte: Instrumento musical parecido a la guitarra pero de mayor tamaño. Presenta un total de 5 cuerdas y es un instrumento típico de Puerto Rico.
Ejemplo: Quiero que toques una canción con el trasporte.

¡No tenía ni idea de que existía este instrumento musical!

Transporte: 1.Efecto y acción del verbo transportar.
                     Ej: El transporte escolar está regulado por la normativa vigente.
                   2. Dícese del vehículo utilizado con el fin de la movilidad de su carga.
                Ej: El camión es medio de transporte para muchos tipos de materiales. 
                   3. Dícese del medio utilizado para el traslado de personas.
              El autobús es aquí el medio de transporte.

Vamos con las otras dos, para las que os dejo la reflexión de la RAE, con la que observamos que ambos vocablos no son intercambiables siempre:

"Los términos conciencia y consciencia no son intercambiables en todos los contextos. En sentido moral, como ‘capacidad de distinguir entre el bien y el mal’, solo se usa la forma conciencia: «Mi conciencia fue la más cruel de mis jueces... ¡nunca me perdonó!» (Olivera Enfermera [Méx. 1991]); con este sentido forma parte de numerosas locuciones: como tener mala conciencia, remorderle [a alguien] la conciencia, no tener conciencia (‘no tener escrúpulos’),tener cargo de conciencia, etc. Con el sentido general de ‘percepción o conocimiento’, se usan ambas formas, aunque normalmente se prefiere la grafía más simple:«Tengo conciencia de mis limitaciones» (Ocampo Cornelia [Arg. 1988]). Es errónea la forma concencia, usada a veces en el habla popular.

2. El adjetivo correspondiente, en todos los casos, es consciente, y su antónimo, inconsciente. No son correctas las formas conciente ni inconciente. El adjetivo consciente se construye con el verbo estar cuando significa ‘que no se ha perdido el conocimiento’: «Su vida no corre peligro y está consciente, según el parte médico» (Vanguardia [Esp.] 2.6.95); y con el verbo ser cuando significa ‘saber algo o tener conciencia de ello’: «Rivas [...] es consciente de que en la cita olímpica estarán los mejores» (País [Col.] 16.7.96); no obstante, en el español americano no es infrecuente, en este caso, el uso de estar: «Está consciente deque tendrá que trabajar duro» (Caras [Chile] 29.9.97). Como se ve por los ejemplos, la preposición de que introduce el complemento de este adjetivo no debe omitirse cuando lo que sigue es una oración precedida de la conjunción que ( queísmo)."

Espero que os sirva un poquitín. Besitos.

4 comentarios:

  1. Una entrada muy interesante, yo también he tenido siempre dudas con estas palabras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son pequeñas cosas que te hacen pensar. Besikos

      Eliminar

Me encantan vuestros comentarios, poder compartir entre todos este gran universo de la literatura y la vida en general, así que si tenéis unos minutitos podéis dejar vuestro granito de arena por aquí ¡Besos!