martes, 28 de enero de 2014

Adictos a la escritura: Escritura sorpresa

Hola a todos, hoy vengo a traeros mi contribución del mes al grupo de Adictos a la escritura. Mi relato, Un beso furtivo, es del género romántico que me tocó por haber elegido la siguiente fotografía: 




El relato además está basado en parte en la misma. Aquí os lo dejo:


Un beso furtivo

─Shhhh, no muevas ni un solo músculo, Canalla.

Canalla me mira de un modo muy peculiar, estira mucho las orejas y mueve el rabo varias veces, como esperando ver mi próximo movimiento. Pero me llevo un dedo a los labios y parece entenderlo, porque se deja caer en la alfombra resignándose al aburrimiento. Sigo caminando de puntillas hasta llegar a la puerta, no puedo evitar que me tiemble un poco el pulso cuando cojo la manecilla y empujo hacia abajo. La puerta cede con un leve chirrido que hace que el corazón me martillee a más revoluciones que cuando juego un partido de baloncesto.

Escaparse de casa no es fácil, sobre todo cuando no lo has hecho nunca. Además el llevarme bien con mis padres hace que me sienta como una verdadera cretina, pero no soporto la irracionalidad, y hoy sus razones para no permitirme ir a la fiesta de Roberto han sido tan inconsistentes que casi daban risa. Se reducían a una, que tengo diecisiete años y todo el mundo sabe los desfasadas que son esas fiestas. Yo también. Pero no es por eso por lo que quiero ir, sino porque allí estarán mis amigas, gente del instituto y totales desconocidos. Y a pesar de que suelo aparentar pasotismo por el género masculino, lo cierto es que creo que ahí afuera hay un príncipe azul para todo el mundo, y yo no quiero cerrar las puertas de mi castillo al mío. Si hay una oportunidad de conocer gente y pasarlo bien, no hay que dejarla escapar.

Cuando consigo cerrar la puerta de mi casa, espero unos segundos, expectante ante cualquier ruido que llegue del interior, pero el silencio más absoluto es la única respuesta que recibo. Dejo escapar todo el aire que sin ser consciente he estado reteniendo y corro hacia el ascensor. Llamo varias veces, aún no me creo que lo haya conseguido. Me quito el gorro porque necesito hacer algo con las manos, bajo la cabeza para airear mi melena lisa intentando darle un poco de volumen, la sacudo un par de veces y la echo hacia atrás con un movimiento brusco.

Y allí está él. En cuanto nuestras miradas colisionan noto como un calor insoportable se instala en mis mejillas. Él me observa durante unos milisegundos que parecen años enteros, y finalmente sonríe. Mi vecino, el chico de arriba. Sé que suena a novela romántica, pero es que este es un verdadero príncipe. Alto, moreno, misterioso, y muy educado. Ya va a la universidad, y mira con la seguridad de aquel que sabe que puede desnudarte el alma sin tocarte.
Me doy cuenta demasiado tarde de que tengo que subir al ascensor para no parecer una estúpida. El problema es que él está dentro, y me roba el aire para respirar, es la única explicación que le encuentro a la asfixia que me produce su simple presencia. Me obligo a tomar aire un par de veces, rezando para no tener que hacerlo de nuevo hasta llegar a la planta baja.

─Hola Maite, ¿cómo estás? ─su voz ronca penetra en cada poro de mi piel. 

Recuerdo que sabe mi nombre porque hemos hablado varias veces. Nos hemos mirado muchas más. Demasiadas. Demasiadas pocas.

─ Bien, ¿y la universidad, George? ¿Está siendo muy dura?
─No mucho, me encanta lo que hago ─me mira con curiosidad, no puedo despegar los ojos de él, pero siempre lo he visto tan inaccesible…─. ¿Qué llevas ahí?

Señala hacia mi bolsa y no puedo evitar sonrojarme de nuevo. He hecho unas galletas para la fiesta, saco los tres sabores diferentes y me los pongo sobre la palma de mi mano una encima de otra.

─ Fresa, limón y pistacho, ¿qué prefieres?

Él me mira a mí, después a las galletas y después a mí otra vez. Las puertas del ascensor se abren, pero ninguno hacemos nada por bajar.

─Tú te comes una y yo otra, ¿te parece? ─su tono sensual me hace fijarme en sus labios, y me pregunto qué sabor tendrán cuando se coma la galleta.
─Por mí estupendo.

Extiendo la palma de la mano y veo que coge la de fresa. Yo cojo la de pistacho. La cobertura está un poco durita, así que aprieto hasta llegar al centro del sabor. No quiero perderme nada de su expresión, al principio cierra los ojos y no dice nada. Con cualquiera me daría vergüenza la situación, pero con él es diferente. Siempre me he sentido cómoda en su compañía, como si nuestras esencias bailaran la misma melodía.

Después abre los ojos, busca los míos y se queda allí clavado de nuevo. Y veo algo nuevo en su mirada, un brillo peligroso, como de reto. Sus labios se curvan en una sonrisa felina y no puedo evitar tragar saliva. Para romper el silencio digo algo estúpido:

─Seguro que no has probado algo tan delicioso en tu vida.
─Desde luego que no, pero me gustaría probar otro sabor ─más que hablar ronronea de una forma sofocante que se me mete bajo la piel.

Le ofrezco la galleta que queda aún en la palma de mi mano, él alarga la suya hasta cerrármela en un puño con una caricia, y aprovecha para cogerme del antebrazo acercándome a él.

─No es ese el sabor que me apetece, Maite.
─No te preocupes, puedes coger el que quieras...

Mientras lo digo, agacho la cabeza hacia la bolsa, pero no puedo rebuscar mucho, porque con una de sus fuertes manos me coge debajo de la barbilla obligándome a mirarlo. Y se me corta la respiración por tenerlo tan cerca, y solo quiero dejar de respirar cuando acerca sus labios a los míos y me acaricia con su lengua.

─No se me ocurre nada más delicioso para probar que tu sabor mezclado con el mío.


A continuación hace lo único que se puede hacer en estas situaciones, besar como si tu vida dependiera de ello, y realmente es lo que siento en ese momento. Sus labios sobre mi boca, su lengua acariciando mi interior, su aliento entrelazándose con el mío. Tengo un cortocircuito cerebral que no me preocupa, solo quiero que este beso se eternice, se haga inmenso en el tiempo y que nadie llame al ascensor en los próximos treinta años. Me rio por dentro, al final creo que hoy George será mi destino. 

Muchas gracias por leer. Besos para todos.

45 comentarios:

  1. Me encanta, bien escrito y muy romántico. Te sigo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa. Muchas gracias. A mi me encanta lo romantico. Besikos

      Eliminar
  2. Hada: Bello y sencillo relato que describe a la perfección el sentir de una chica enamorada. Me hiciste recordar mis años de juventud (¡que memoria la mía!)
    Mi cariño: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de q te haya hecho evocar recuerdos. Gracias por leerme. Un beso

      Eliminar
  3. Muy lindo, si señor, romántico y encantador. Muy bien narrado también. Felicitaciones :) Gracias por compartirlo. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ay, qué romántico!!! Me ha encantado.Sencillo, ameno y muy narrado!!!
    Felicidades!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de q se te haya hecho facil de leer. Un besote

      Eliminar
  5. El romanticismo en estado puro. Has descrito muy bien la situación y los diálogos me han parecido geniales, te hacen meterte en la escena como si formaras parte de ella. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh q ilu. Me encanta escribir dialogos y me encanta leerlos. Besosss

      Eliminar
  6. ¡Es muy tierno! Me gustó mucho :)

    besito

    ResponderEliminar
  7. Buenas noches y mucho gusto :)

    Me ha parecido muy tierna tu historia. Me gustan mucho las historias románticas y creo que has dado en el clavo con los personajes.

    Un beso,

    Ellora.

    ResponderEliminar
  8. Muy enternecedor, felicitaciones, una pareja muy dulce, estaba ansiosa porque se besaran :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan las escenas con beso! Soy un poco adicta a ellas. Gracias por leer. Besos

      Eliminar
  9. Está tiernísimo!!

    El placer de leer está en soñar: una vez, de jovencita, me pasó algo similar en un ascensor, con un chico rubio como el sol, guapísimo... lástima que yo no llevaba galletas, así que no hubo beso!

    Tu cuento me ha hecho sonreir al recordármelo.

    Abrazos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje, que bonita tu historia! Gracias por leer, me alegra que te haya traido gratos recuerdos. Besos

      Eliminar
  10. Muy bien narrado, hasta el punto que me he sentido un intruso. Quizá, de tener la edad, hubiera imaginado que soy George, así que...

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Aw, que ternura.
    Y no me esperaba que "la historia" se diera tan cerca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni yo! Fue la prota la que lo decidió! Besos y gracias

      Eliminar
  12. muy romántico e interesante, felicidades por tu historia, saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hola!!
    Bueno, si bien no soy mucho por las historias románticas debo reconocer que tu relato me encantó. Te salió redondo. Está muy bien escrito, bien definidos los personajes y muy descriptivas las escenas. Sólo alguna coma que se te escapó aquí por ejemplo: "Y a pesar de que suelo aparentar pasotismo por el género masculino,...", debería quedar: Y, a pesar...
    Aprendí algo, no conocía la palabra pasota y, por ende, tampoco pasotismo. Todos los días se aprende algo nuevo :-) Gracias!

    Un gusto leerte!!

    Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón con el tema de la puntuación, lo tendré presente. Me alegro de hacer conocer vocabulario, yo empleo mucho esa palabra. Besos

      Eliminar
  14. ¡Qué bonito! Estaba todo el tiempo que él comenzó a jugar, instándola a darse cuenta de lo que él realmente quería. Menos mal que al final la besó jajaja. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El jugueteo es la parte mejor de las historias. Un besazo y gracias por leer

      Eliminar
  15. Muy bien narrado, ágil y ameno; ha sido muy agradable su lectura. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Volví a tener 16 y a verme frente a frente con el chico que me gustaba... el primer beso siempre lleva esa magia que supiste expresar de manera genial :D
    besotes, linda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magia y nervios verdad? jeje. Muchas gracias. Besos

      Eliminar
  17. Romanticismo en estado puro. ¿Quién no ha soñado alguna vez con un beso así?. Precioso. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la imaginación es tremenda y te hace pensar en besos en los lugares más insospechados. Besoss

      Eliminar
  18. Hola, Hada!!

    Me da gusto leerte de nuevo :-D
    Me gustó mucho tu relato, aunque me parece que hay cierta incongruencia entre el principio y el final en el personaje femenino. Por las acciones, la forma de hablar, al principio parece una niña pequeña, pero después, es evidente, notamos que se trata, como mucho, de una adolescente.
    Me da esa impresión, quizás me equivoco. Es que me pasó lo mismo en un relato y cuando me lo hicieron notar ya no se me olvidó, jajaa

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Maga, de hecho lo escribí en dos días diferentes, o sea que tiene todo su sentido, perdí el tono de un día a otro. Lo tendré en cuenta. Besikos

      Eliminar
  19. Hola Hada;
    Bueno, vaya relato. A mí me ha gustado mucho tu relato. Creo que te ha salido un ejercicio estupendo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias MAría, me ilusiona mucho que lo pienses. Besos

      Eliminar
  20. Un relato muy tierno pero eso no quita lo entretenido. Fácil de leer, no resulta pesado. Me gustó el nombre del perro :P Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me encanta el nombre del perro, es lo primero que se me ocurrió en el relato. Muchas gracias. Besos

      Eliminar
  21. Muy bueno, a mi tambien me ha tocado el romanticismo, pero tu lo has bordado, como soy un chico he notado que describias muy bien el personaje, lo haces muy bien. No cambies. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Cuesta mucho esto de escribir, pero se hace necesario. Un beso

      Eliminar
  22. Demasiado tierno me ha encantado!!! Lo único es que no entendí bien esta frase "...y yo no quiero cerrar las puertas de mi castillo al mío." Del resto genial de principio a fin!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues quería decir que no quiere cerrar las puertas de su castillo a su príncipe azul. Lo debería de haber expresado mejor. Gracias por hacérmelo ver. Un beso y muchas gracias por leer.

      Eliminar
  23. El encuentro en el ascensor con el que toda adolescente enamorada de su vecino sueña (como yo misma hace unos cuantos años XD).

    ResponderEliminar

Me encantan vuestros comentarios, poder compartir entre todos este gran universo de la literatura y la vida en general, así que si tenéis unos minutitos podéis dejar vuestro granito de arena por aquí ¡Besos!