miércoles, 30 de enero de 2013

Adictos a la escritura: El fin del mundo frustrado


Hola a todos precios@s. Hoy os traigo mi aportación de mes a Adictos a la Escritura. En esta ocasión el proyecto consistía en hacer un relato referente al fin del mundo, pero bajo el punto de vista de que no ha ocurrido. Me ha salido algo romántico, en mi línea, perdonen los fallos porque no he podido repasarlo demasiado. 

Cosas que hacer antes de que el mundo se acabe (por Daniel Stone):

-          Pintar un cuadro en Paris.
-          Leer alguna novela romántica para entender a la pesada de mi hermana, y sus largas tardes en el sofá escondida tras un libro (que aburrimiento, por favor).
-          Saltar en paracaídas.
-          Ir a Las Vegas, fundir pasta y emborracharme con mis amigos.
-          Sacarme mi dichosa carrera de una vez (ingeniero físico).
-          Conducir un Ferrari.
-          Visitar el acelerador de partículas del CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear).
-          Hacerle el amor a mi mejor amiga (si, hacérselo yo, muy lentamente y chupándola entera como si fuera mi caramelo, y  explicarle de paso que me muero por sus huesos).

Repaso mi libreta de nuevo, y la estúpida lista me mira burlándose de mí. A un día del marcado como fin del mundo por los antiguos mayas, he podido tachar todos los propósitos. En este momento me encuentro en la frontera franco-suiza, en el Gran acelerador de Hadrones. Lo más absurdo es que el objetivo en apariencia más fácil, aún no lo he logrado. Y es que Nikki, mi amiga desde el instituto, mi compañera de juergas y confidencias, está ahora mismo riendo en el asiento delantero del coche que hemos alquilado. Como siempre, no puedo hacer otra cosa más que mirarla, ella también me mira, extiende la mano hacia mí porque se ha dado cuenta de que tengo esa mirada perdida que indica que estoy desconectado del mundo. Mi secreto es que no es así, es la excusa que le pongo para que no se dé cuenta de que estoy dolorosamente conectado, pero a ella. Estoy inmerso en el movimiento de su pelo rubio que se balancea acariciándole el rostro, en sus suaves manos que no paran de moverse mientras habla, en sus deliciosos labios rojizos y  en esos ojos que me dejan anclado en un estado de anhelo difícilmente soportable. Por eso ella es mi propósito a conseguir antes de que acabe este mundo, al menos una vez necesito tocarla como hace años llevo deseando. Sentirla en mi piel.

Salgo de mi ensoñación cuando llegamos a los pisos para estudiantes. He expuesto mi proyecto de fin de carrera delante de científicos admirables, y lo cierto es que siento como si hubiese cerrado otra etapa en mi vida. Mis amigos también han expuesto sus proyectos, así que el ambiente festivo se respira.
-          Tío, es una pasada que nos hayamos quitado ya el puto proyecto de encima- Ron sonríe mientras me echa un brazo por el hombro-. Y desde luego que lo vamos a celebrar.

-          Hay una fiesta en el piso de las holandesas- Ricardo nos mira levantando las cejas sugerente-; lo sé porque nuestras habitaciones están comunicadas, ¿vamos para allá?
-          ¿Cómo es que has conseguido que te inviten?- Nikki le saca el paquete de chicles a Ricardo del bolsillo y yo me estremezco pero intento ocultarlo-. ¿Acaso les has hecho una visita nocturna?
-          Qué cosas tienes, Nikki, entonces no le hubiesen invitado ni de coña.

Ana se carcajea ante su propia broma mientras subimos los escalones. Ella y Ricardo han compartido algo más que caricias en varias ocasiones, por eso no me sorprendo cuando veo que éste le da un cachete en el culo.

-          Eres una pequeña víbora.
-          No más que tú, guaperas.
-          Entonces quedamos dentro de media hora y nos pasamos por esa fiesta ¿vale?- Ron nos mira a todos, que asentimos y nos dispersamos.

Ya en la fiesta descubrimos que no somos los únicos invitados. Bailamos, bebemos y reímos. Me siento como un satélite alrededor de mi sol, y mi astro particular no para de cogerme de la mano, bailar contra mí y yo siento que voy a perder el control. Aunque ¿eso es lo que quiero, no? El mundo se acaba mañana, hay que aprovechar. Así que arrastro a Nikki por la puerta que conecta con la habitación de Ricardo, y después pasamos una puerta más allá, hasta llegar a una habitación que está prácticamente vacía. Me echo en un sofá y tiro de ella para que caiga a mi lado. Pero ella tropieza y cae en mi regazo. Se ríe con esa cadencia melodiosa que hace que vibre cada célula de mi ser, y me mira. Pero no solo mirar, no, profundiza en mí con sus brillantes esmeraldas y yo me quedo sin aire, aunque tampoco me hace falta. El único aire que quiero respirar es el que hay dentro de su boca.

-          Te has quedado embobado Daniel- estira una mano y retira unos mechones morenos de mi rostro- ¿cuántas te has tomado?
-          No las suficientes- alargo la mano y se la pongo sobre la nuca. Me permito tocarla con posesión y sin pensar en lo que hago, recorro su columna hasta quedarme justo en el límite en el que comienza su espectacular trasero.

Nikki me mira, confusa, y es que es imposible que no haya notado el deseo que hay en mi caricia, el calor que arrasa mi mano allí donde la he dejado inmóvil. Como se va a acabar el mundo y yo lo necesito, no pienso más y la empujo hacia mí, dejando nuestros labios apenas separados por un aliento. Me espero, pero ella no se aparta, solo me mira y yo la devoro con los ojos.

-          Daniel, yo…- hay duda en su tono, pero también hay algo más oscuro que reconozco. El deseo reconoce al deseo. O quizás es mi mente la que quiere reconocerlo.
-          Me muero por besarte, Nikki.

Noto que abre los ojos sorprendida, pero yo no vacilo y antes de que me conteste y pueda acobardarme, recorto la distancia que nos separa y sello sus labios a los míos. Son suaves, delicados, y los recorro con la lengua lentamente deleitándome en su sabor. Nikki deja la boca entreabierta, su cálido aliento me acaricia tentador e introduzco la lengua en ella, ansioso y voraz. Nuestro beso se va haciendo más profundo, más necesitado, pegamos nuestros cuerpos hasta fundirnos el uno con el otro. Pero quiero más. Siempre quiero más cuando se trata de ella. Por eso la cojo en brazos, y recorro el largo pasillo hasta llegar a su habitación, mientras seguimos devorándonos sin cesar. No nos hace falta intercambiar palabras cuando la dejo sobre la cama, nuestros cuerpos son conscientes del guión que tienen que seguir mucho antes de que la mente procese lo que hacemos. Por eso le acuno tiernamente el rostro con las manos, la miro fijamente y veo como el fuego luce en su mirada cuando empezamos a hacer el amor con devoción. Y ya el fin del mundo me da igual, solo me importa unirme a esa mujer de todas las formas posibles, hundirme en su interior y que el tiempo devore las horas mientras nosotros nos dejamos consumir por el frenesí del amor.

El sol de la mañana entra perezoso en la habitación, y me descubro despertándome en ese día que no tendría que existir. Una alarma suena en mi interior. El mundo no se ha acabado. Estoy en la cama con Nikki. ¿Qué voy a hacer a partir de ahora? ¿Cómo le voy a explicar lo que ha pasado? Dejo que por unos segundos la preocupación me corroa, ¿por qué el mundo sigue en pié? Pero todas los problemas se esfuman cuando al volverme hacia ella, veo que tiene los ojos abiertos, y me mira, no, me traspasa con su límpida mirada verde. Y solo con eso sé que todo está perfecto. Agradezco al cielo y a los dioses que este mundo siga en pié, y también agradezco a los mayas su profecía, porque gracias a eso tengo a mi sueño entre los brazos. La aprieto fuerte para convencerme de que es real, y me lanzo a sus labios. 

Muchas gracias por leerme. Muchos besos.

19 comentarios:

  1. Precioso, necesitaba un estímulo para animarse!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, a pesar de que no crei en el fin del mundo, al dia siguiente me desperte como la protagonista... me dije ok el mundo sigue en pie, se suponia que no... tendre que trabajar.
    muy bueno.

    ResponderEliminar
  3. Muy linda historia, con un toque de gracia. Te a quedado muy bien.. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. :) Qué lindo... ya ves, una de las cosas buenas del fin del mundo es que muchos se libran de sus ataduras y se lanzan ^^

    ResponderEliminar
  5. Parece que esos dos han iniciado una nueva era, suerte. Un relato muy bonito y tierno. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Parece que esos dos han iniciado una nueva era, suerte. Un relato muy bonito y tierno. Saludos

    ResponderEliminar
  7. ¡Un relato romántico! Me gustó. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. wow, muy lindo final, y super emotivo, felicidades :)

    ResponderEliminar
  9. Qué bonito, Hada!!!! Me encanta como narras los momentos en que él la describe y su, por fin, "beso voraz" ;) posterior.
    Te descubro, te leo encantada y por supuesto... TE SIGO!!!
    Un besin

    ResponderEliminar
  10. Antes lo hubiera hecho. :P
    Buen toque lo de la lista de pendientes.
    Salvo por una que otra palabra que queda discordante, tiene muy buena sonoridad.

    ResponderEliminar
  11. Solo con al lista de cosas pendientes ya engancha x)
    Muy bueno el relato. Besos! :)

    ResponderEliminar
  12. Hola :)

    Este es un mensaje meramente informativo para comunicar, solo a los seguidores del blog, que se ha cambiado la url del blog a www.apuestoportisaga.blogspot.com
    Gracias por el apoyo y espero que continúes acompañándome.

    ¡Muchos besotes y cuídate!

    ResponderEliminar
  13. Hola!
    Pasaba para informar que hay sorteo en
    http://apuestoportisaga.blogspot.com.es/2013/03/sorteo-de-un-ejemplar-de-apt.html
    Hace tiempo que no escribes nada...
    Besotes y cuídate!

    ResponderEliminar
  14. Wow Hada!, me ha encantado!

    Si es que, la que vale, vale! jejeje

    ¿No te he dicho en otras ocasiones que adoro como escribes?, pues eso, jejeje

    Por cierto, aprovecho que me he dajado caer por aquí para recordarte que no se te olvide anotarte al concurso del club! jijiji

    Bs!

    ResponderEliminar
  15. Tienes un premio en mi blog. Espero sea de tu agrado ^^

    Saluditos!!

    http://morsinamore.blogspot.mx/2013/03/premio.html

    ResponderEliminar
  16. Me gusta como escribes. Tienes un don para el relato. Es romántico y sensual. No lo dejes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gaspar, por tus palabras que me hacen sentir muy bien y por emplear un poco de tiempo en leerme. Lo cierto esq me encanta escribir, me divierte y me encanta, aunq últimamente lo hago mas en la cabeza que en el papel, por falta de tiempo y organizacion, pero espero retomarlo pronto. Un beso!

      Eliminar
  17. Aunque tarde muchisimas gracias a todos por vuestros comentarios. Ya sabeis q en cada relato dejamos un poquito de nuestro ser y que lo lean siempre es una maravilla. Besos

    ResponderEliminar
  18. Precioso!!! Sobran las palabras... Para cuando te vea me tienes que dejar tus relatos...

    ResponderEliminar

Me encantan vuestros comentarios, poder compartir entre todos este gran universo de la literatura y la vida en general, así que si tenéis unos minutitos podéis dejar vuestro granito de arena por aquí ¡Besos!