jueves, 26 de enero de 2012

Adictos a la escritura: Sensaciones

¡¡Hola!! Hoy os traigo mi aportación de este mes al grupo de adictos a la escritura. Había que escribir un relato de las sensaciones de un elemento poco común, o de un animal. La lista de posibles seres o elementos que elegir la podréis ver en el blog de Adictos. Yo he escogido el aire.


"Soplo de vida"



Recorro los pulmones de esta chica, y la sensación es conocida. Húmeda, vibrante, me caliento por segundos, y como si formara parte de un huracán, salgo despedido por un estrecho conducto. Unas partículas chocando contra otras, en sentido ascendente, y a lo lejos veo la luz. Rozo los hermosos labios, tan blanditos y suaves, que me gustaría posarme en ellos y deleitarme con su sabor, pero la corriente me arrastra y me dejo llevar. Salgo despedido de su boca, hacia un montón de velas encendidas sobre un pastel, y juego con mis corrientes compañeras, retándonos a ver quién apaga más. Cuento en total dieciocho velas, aunque solo consigo apagar siete. Pero me da igual, porque veo una ventana abierta y no dudo en lanzarme por ella. 

Siento como me fundo con las demás corrientes de aire, casi parece que me desintegro en la caída. Mis partículas se separan levemente, y la sensación de ingravidez y frescor me invade por completo. Antes de llegar al suelo, remonto el vuelo y voy ganando velocidad. Pero me quedo a baja altura; me gusta revolotear entre los humanos, sentir su ir y venir.

Paso junto a un grupo de niños que corren, ajenos a lo que ocurre a su alrededor, y soplo con más fuerza para revolverles el cabello, que me hace suaves cosquillas.

Floto hacia una pareja que discute, y dando un rodeo por detrás de la chica, vibro con fuerza soplando en su espalda, en un empujón que la hace caer inevitablemente en los brazos de su amado. Asciendo un poco, solo para ver como sus voces han dejado de vibrar en mis partículas, y solo existe entre ellos, un silencio sostenido por dos cálidas miradas.

Vuelo alto, voy hacia el puerto, uno de mis lugares preferidos. Adoro sentir como las partículas de agua salada que se evaporan del mar, se entremezclan con cada centímetro de mí, dejándome un gusto salado y refrescante. No puedo evitar la travesura, cuando veo a una chica apoyada en la barandilla, y paso raudo a su lado, levantándole la ligera falda que la cubre. Todas las personas a su lado la miran, el chico rubio incluso cruza su mirada con ella. Una mirada cargada de deseo, en respuesta a la que ella enrojece, sonriendo pícaramente.

Cansado ya del recorrido, pero con la diversión invadiéndome cada poro, decido descansar sobre la arena de la orilla del mar. Y entonces los veo. A pesar del frescor del atardecer, él tiene el torso desnudo, y está recostado sobre ella. La chica también luce su piel desnuda con orgullo ante él, fundiéndose con el chico en un beso abrasador. Me acerco muy despacio, y recorro sus pieles, apenas una suave caricia en la que detecto el calor que emana de sus cuerpos. El vello de ella se eriza, y su espalda se arquea al son de un bello gemido que sale de sus labios. Y en tan bello baile íntimo prefiero no entrometerme, así que me elevo aumentando mi velocidad. Con la ayuda de otras corrientes amigas, levantamos un manto de niebla, que cubre como si de una nube algodonosa se tratara, a la pareja de amantes. Y entrelazadas unas ráfagas con otras, descansamos soñando, mientras los sonidos del amor dan la bienvenida a la noche, con su melódico aliento. 


Muchas gracias por pasaros

11 comentarios:

  1. Ahhh, lo he adorado, ¡¡el aire!!

    Qué de sensaciones, qué de bellezas vive, siempre ahí, invisible y tan presente:D

    Precioso, mi Hada:D

    Besikoss

    ResponderEliminar
  2. Que viaje más lleno de vida!!
    Quien pudiera ser ese aire para salir en ese bello recorrido!!

    Un placer leerte!!

    ResponderEliminar
  3. Hada!! Vaya!! Mmmm....Si yo fuera aire.... Si, probablemene haría muchas mas travesuras... Jajajaja... Quedó genial!! Espero que pases por mi relatillo ;)

    ResponderEliminar
  4. De los cinco elementos que conocemos, el aire es el único de todos que ha tenido un comportamiento que lo lleva a tener una aventura tan épica.

    Por cierto fue una aventura muy bella y reflexiva.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  5. Excelente título que has escogido para el relato, en definitiva una historia llena de vida, te quedó genial!!!
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  6. Ya había pasado a checar tu relato, pero pues te vuelvo a decir que me ha gustado mucho, y ahora paso también para decirte que te he dejado un par de premios en mi blog, espero que te pases por allí para checarlos, pero más que nada que te gusten mucho. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. ¡WOW! ¡ese aire viajero me ha encantado! ¡magnifico relato! :) ¡saludos!

    ResponderEliminar
  8. Hada: Tus letras son bellas y bastante descriptivas. ¡Que suerte la del viento que puede viajar por doquier!
    Yo también soy una enfermera viejita, ya jubilada.
    Recibe mi cariño: Doña Ku

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho la sensación de vivir un día siendo aire. Me parece un relato bastante original y divertido! :)
    Me apunto a leer el blog, besos!

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias a todos por pasaros a leer. Vuestros comentarios siempre animan y ayudan. Besazos

    ResponderEliminar

Me encantan vuestros comentarios, poder compartir entre todos este gran universo de la literatura y la vida en general, así que si tenéis unos minutitos podéis dejar vuestro granito de arena por aquí ¡Besos!