miércoles, 23 de noviembre de 2011

Adictos a la escritura: El fragmento

Hola preciosas/osos. Os traigo mi trabajo de este mes dentro del grupo Adictos a la Escritura. Había que realizar un relato, inspirándose en un fragmento de canción, película, libro, poesía…



Fragmento de la canción “Pierdo verticalidad” de La Fuga
Viernes, duerme el sol una noche más,
Salgo a buscar un poco de emoción,
Tal vez te encuentre hoy
Busco a los colegas para beber,
A lo lejos les puedo ver
                                           Quiero algo que me haga sentir bien
Pierdo el norte sin ti
Ya están allí, los puedo ver entrechocar sus botellines de cerveza mientras ríen alto. Dejo mi moto aparcada a unos metros, sonrío para mí, encaminándome hacia el grupo. Esta noche seré oficialmente un miembro de los Gatos Negros, cuando lleven a cabo mi iniciación. No tengo ni idea de que se trata, pero estoy dispuesto a lo que sea, necesito sentirme bien de una vez. La imagen de Virginia me viene a la cabeza. Sé que ella desaprobaría que me metiera en una banda, pero su opinión ya no me importa. Se lo dejé claro. Seguro que ahora se está revolcando con Miguel en la fiesta que da Sara. Y me alegro, yo también quiero hacerlo con otras, borrarme su esencia de mi piel, gracias al contacto con otros labios. La desecho de mi mente con mucho esfuerzo.

-          --Aitor, ¿qué pasa tío?

Alejandro me saluda entrechocando la mano, y sonrío ampliamente, sacando ese lado malo que todos tenemos y ocultamos. Pero yo no lo voy a esconder.

-        -- ¿Qué pasa, cabroncete? – Roberto me saluda dándome una palmada en la espalda-. Espero que estés listo para ser un nuevo Gato de la manada.
-         -- Estoy deseando, ¿qué tenéis preparado?- contesto con tono seguro.
-          --No te vamos a hacer esperar, nene, aquí lo tienes.

Tras una seña de Roberto a un chico que no conocía, éste desapareció un momento para volver con alguien cogido del cuello. Un adolescente que me sonaba de vista, por ser miembro de otra banda.

-          --Este malnacido es miembro de los Perros Callejeros, tu iniciación consiste en darle una paliza, y dejarlo después en su territorio, ¿qué te parece?- explica Alejandro, con tono se satisfacción.
-         -- De puta madre, tío.

Pero aunque simulo estar muy seguro de mi cometido, realmente no lo estoy en absoluto. Me acerco al chaval, de apenas dieciocho años, como yo. Se le ve flacucho y débil, una presa fácil. Su cara expresa un terror apabullante, que me encoge el estómago. El chico que lo había traído y Roberto lo sujetan para que yo descargue mi furia sobre él, y es mucha la que descansa en mi interior. Cierro el puño con fuerza, concentrando toda la frustración que siento por el abandono de Virginia. Aunque sé que me engaño, porque ella nunca me ha dejado realmente, siempre he sido yo quién la ha apartado de mi vida. Sé que lo único que me pasa es que soy un cobarde, tengo miedo de que me saque de toda mi mierda, y me haga sentir capaz de merecerla. 
Así que dejo a la ira fluir libremente y descargo un puñetazo sobre la mejilla del chico, que al instante empieza a sangrar. Los miembros de los Gatos me miran con aprobación, pero un sabor amargo se extiende por mi boca, y me entran ganas de vomitar. Yo no soy así. En un movimiento inesperado arranco al chico de los brazos de sus captores, y le insto a correr. Una mano se cierra como una garra sobre mi antebrazo en la huída, pero de forma certera, descargo un puñetazo sobre su hombro. Me vuelvo unos instantes y me topo con la cara de Roberto, que me mira con furia:

-        -- Yo no soy un cobarde como vosotros, que solo da palizas a chicos desvalidos. No quiero pertenecer a vuestra mierda de grupo.

Sé que mi conducta puede traer represalias, pero no me importa. Ahora tengo claro que tengo que hacer. Dejo al chico de los Perros en su Barrio, y aunque no me habla, su mirada de gratitud expresa todo lo que siente. Arranco de nuevo la moto y me dirijo a casa de Sara.  Tiene un chalet precioso, a las afueras de la ciudad. Ahora está iluminado con antorchas, y el ruido de la música inunda el ambiente. En las inmediaciones de la casa, Sara detecta mi presencia y se cruza en mi camino.

-          --No quiero peleas en mi casa, Aitor. Te aprecio pero no pasaré por eso.
-          --No voy a hacer nada- la miro intensamente, ella es mi amiga y sabe lo mucho que me cuesta abrirme a los demás-. Sabes que la quiero.
-          --Eso se lo tendrías que haber dicho a ella hace mucho.

Pero no replica más, y deja que continúe mi camino. La veo al lado de una bonita chimenea. Está preciosa, con su cabello negro cayéndole en unos suaves rizos, y su cuerpo magnético enfundado en un vestido rojo de tirantes. Como cada vez que la veo, pierdo la noción hasta de mí mismo, y me dirijo a ella con decisión. Agradezco que no esté con Miguel, si no con una amiga. No advierte mi presencia hasta llegar a ella, y cuando levanta su sorprendida mirada hacia mí la arrincono contra la pared.

-          --Lo siento. Soy un rastrero, un cabrón, un demonio por haberte tratado como lo he hecho, pero te necesito más que al aire para respirar- la cojo de la cintura, y acerco mi rostro al suyo. Ella me mira entre asustada y sorprendida, pero no se aparta, eso me da fuerza-. Eres muy especial para mí, princesa.
-          --Pero me has tratado fatal, Aitor- indica con dolor, para después endurecer el tono-. Además, siempre me has dicho que hay muchas chicas especiales para ti.
-          --Pero tú…- quiero decirle que le quiero, pero no me sale-. Pero yo…
-          --Pero tú ¿qué?

Ante mi recién descubierta imposibilidad para hablar, me inclino sobre ella y sello nuestros labios. Ella permanece rígida unos segundos, pero después suelta sus labios y profundizo el beso. Bajo el calor de su aliento, encuentro el impulso que necesito:

-          --Te quiero, princesa- susurro roncamente.

Y sigo besándola, sin saber que deparará lo nuestro, pero con la seguridad de que quiero que mis noches de viernes estén a su lado desde ahora. 

Gracias por leerme. Besos tiernos para todos


14 comentarios:

  1. Hola, Hada!!

    Muy bueno tu relato, como siempre, cargado de pasión y romance :-)
    Me gustó mucho, aunque esperaba que el de la fotito de la banda fuera Tony Manero, jeje.
    Te comento que en el primer párrafo te falta un tilde y te sobra otro.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Ja jaj aj me mata Maga siempre observando, que haríamos sin ella (ella me corrige u_u ) (Kisses magaaaa)
    Me gusto, me mata los chicos malos :P
    conozco grupitos asi que se creen "malos"
    Muy bueno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Precioso relato, que bueno que eligió lo correcto!!
    Un gusto leerte!!

    saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la corrección Maga, ahora voy a ponerlo bien. Besikos guapa
    Dre!k a mi tb me encantan los chicos malos, quizás debiera haberlos explotado más. Gracias por pasarte.
    Patricia, es que los finales felices me pierden. Besikos

    ResponderEliminar
  5. me ha encantado, es muy original y me gusta cómo ha acabado

    ResponderEliminar
  6. Estoy leyendo los relatos salteados y es el primero con un final feliz... qué descanso! xD
    Me ha gustado mucho. Es ligero y completo... pero si yo fuera ella no le perdonaría ;)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Relato muy interesante, sabía que al final haría lo correcto y volvería con ella arrepentido.
    ¡me ha gustado mucho!
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  8. Me gustó mucho Hada!!! Muy bien relatada la historia además :) Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Déborah me alegro de que te haya gustado, gracias por pasar. Besos

    Saskia, yo no sé si lo perdonaría, y de hecho aunque se deje besar no sé si lo perdonará, quién sabe (aunque tiene pinta de que sí). Gracias por leerme, guapa. Un beso

    Osnolasaga gracias por comentar, a mi tb me gusta que haya hecho lo correcto, si no me quedaría con mal sabor de boca. Besos

    Hola Dolly! Gracias por tu comentario. Besikos.

    ResponderEliminar
  10. Mmmmm... Después del puñetazo me imaginé una paliza sin medidas jajajaja.... Y lo de las replesalias...Jajaja... Nunca me imaginé que terminaría tan romáticamente...Qué bien!!! Me gusta, Hada...

    ResponderEliminar
  11. Una bonita historia romántica. :-)

    ResponderEliminar
  12. Oh! Tu historia me hizo volar e imaginarme cosas... Uff! Buenisima, me encanto, cargada y perfecta.
    Un beso
    Lu

    ResponderEliminar
  13. Que historia tan encantadora... engancha y te hace imaginar que lo estas viviendo tu...
    Un saludo¡¡ =)

    ResponderEliminar
  14. Muy bonita historia, Hada Fitipaldi.

    El fragmento es tan intenso pero al mismo tiempo muestra un ambiente romántico y reflexivo, sin embargo, no hay duda alguna que ayudó mucho a entender al lector lo que quisiste plasmar con tu relato.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar

Me encantan vuestros comentarios, poder compartir entre todos este gran universo de la literatura y la vida en general, así que si tenéis unos minutitos podéis dejar vuestro granito de arena por aquí ¡Besos!